Esta tienda utiliza cookies para mejorar su experiencia de navegación y ofrecerle contenidos de interés.
Visitar nuestra tienda online con la configuración de su navegador ajustada para permitir la aceptación de cookies nos confirma que usted presta su consentimiento a nuestra utilización de las cookies y de cualesquiera otras tecnologías que utilicemos para proporcionarle nuestros servicios del modo descrito en este aviso y en nuestra Política de Privacidad.

Extracto de Árnica GNBN

¡Oferta! Extracto de Árnica Glicólico Ver más grande

Extracto de Árnica GNBN

Nuevo producto

4,35€

5,12€

-15%

impuestos inc.

Más

Extracto en un medio de Glicerina / Agua (50:50) de las flores de "Arnica montana L.", con una relación planta / extracto de 1/2.

BOTÁNICA

Árnica montana L. Comúnmente conocida como árnica. Se trata de una hierba aromática perenne perteneciente a la familia de las Asteráceas (Compuestas). Posee hojas alternas, grandes (5-17 x 2,55,5 cm), pilosas, con pecíolo apenas diferenciado, elípticas u obovadas, de margen entero y nerviación acródroma. Estas hojas se disponen en forma de roseta basal. A media altura del tallo floral aparecen uno o dos pares de pequeñas hojas opuestas. El tallo está rematado por la inflorescencia, un capítulo grande (5-8 cm diámetro) y solitario, a veces hay 2 o 3 capítulos agrupados de forma cimosa. El involucro de la inflorescencia está formado por dos hileras de brácteas estrechamente lanceoladas. Las flores son amarillas o anaranjadas. Las flores de la periferia del capítulo son liguladas y femeninas. Las flores interiores tienen corola actinomorfa y son hermafroditas. El fruto es un aquenio de color pardo, de 6-10 mm de longitud, coronado por una hilera de setas simples que forman el vilano. Esta hierba florece durante el verano. El árnica es oriunda de Europa Central y Meridional, Asia Central y América del Norte, encontrándose en zonas soleadas montañosas, los Alpes especialmente, praderas y turberas, preferentemente sobre suelos ácidos, arenosos y ricos en humus. Se recolecta de manera silvestre desde Europa hasta la Rusia Meridional. Los principales países productores son: Yugoslavia, España, Italia y Suiza.

El extracto de árnica se obtiene a partir de las flores de Arnica montana L.

 

PROPIEDADES COSMÉTICAS

Actividad antiinflamatoria

Esta actividad se debe, principalmente, al contenido en lactonas sesquiterpénicas y flavonoides de las inflorescencias de árnica.

La helenalina y la dihidrohelenalina han demostrado en animales de laboratorio, propiedades antiinflamatorias a través de la inhibición de la síntesis de prostaglandinas por bloqueo de la enzima prostagalandina-sintetasa. Dicha propiedad antiinflamatoria estaría reforzada por la presencia de carotenoides y flavonoides (Alonso J., 2004).

La helenalina, la dihidrohelenalina, la chamisonolida y sus ésteres derivados presentes en los capítulos florales de árnica afectan a varios procesos celulares. Lyss G. et al. (1997) así como Klaas C.A. et al. (2002) realizaron una serie de estudios donde demostraron que la helenalina, y en bastante menor grado, la dihidrohelenalina y la chamisonolida, inhiben la activación de los factores de transcripción FNkappa-B y NF-AT involucrados en la génesis del proceso inflamatorio.

Esta propiedad antiinflamatoria de las lactonas sesquiterpénicas se ve reforzada por la presencia de flavonoides. La insuficiencia venosa crónica (IVC) va acompañada por una marcada respuesta inflamatoria. Se piensa que esta inflamación contribuye al desarrollo y progresión de la IVC. Estudios recientes indican que el tratamiento con flavonoides es útil para la curación de este desorden. Se ha visto que los flavonoides atenúan la inflamación y la respuesta inmune mediante la inhibición de importantes enzimas reguladoras. Ciertos flavonoides son potentes inhibidores de la producción de prostaglandinas, un grupo de moléculas implicadas en la respuesta inmunológica. Diferentes estudios han mostrado que esto se debe a que los flavonoides son capaces de inhibir enzimas claves en la biosíntesis de las prostaglandinas, como por ejemplo la lipooxigenasa, la fosfolipasa y la ciclooxigenasa. Los flavonoides también inhiben fosfodiesterasas implicadas en la activación celular. Esta inhibición afecta principalmente a la biosíntesis de citoquinas que median la adhesión de los leucocitos a las zonas dañadas. Otra enzima que se ve afectada por los flavonoides es la proteinquinasa. Esta inhibición se produce porque los flavonoides compiten con el ATP para unirse a los sitos catalíticos de estas enzimas. Así pues, los flavonoides poseen actividad antiinflamatoria ya que son capaces de inhibir diferentes enzimas implicadas en el proceso inflamatorio (Manthey J.A., 2000).

Un producto homeopático (Traumeel-S®) compuesto por Arnica montana, como hierba principal, y otras plantas y minerales asociados, fue ensayado con éxito en modelos inflamatorios en ratas, comprobándose como mecanismo de acción principal un descenso en los niveles plasmáticos de interleuquina-6. En un estudio clínico abierto, multicéntrico, la aplicación de un gel de árnica en 79 pacientes con osteoartrosis de rodillas, 2 veces al día durante 3-6 semanas de tratamiento, demostró disminuir significativamente el dolor articular en la gran mayoría de los pacientes tratados, siendo en el 87% de los casos perfectamente tolerado (Alonso J., 2004).

Por todo ello, el extracto de árnica es muy recomendable a la hora de formular productos cosméticos para pieles sensibles y/o irritadas y para estimular la circulación general.

Actividad venotónica y vasoprotectora

Esta actividad se debe al contenido en flavonoides de las inflorescencias de árnica.

Los flavonoides son venoactivos y vasoprotectores ya que reducen la permeabilidad capilar y aumentan su resistencia. Los flavonoides son usados para tratar desordenes venosos tales como, varices, insuficiencia venosa crónica (IVC), resistencia capilar baja, etc. Este efecto protector se debe a la elevada afinidad de los flavonoides por las proteínas ricas en prolina tales como el colágeno y la elastina. Estas proteínas son componentes estructurales de las venas y su degradación por la acción de las proteasas debilita los vasos sanguíneos, induciendo la formación de edema y de hinchazón de las extremidades inferiores. Se ha observado que la administración oral de flavonoides ha mejorado de forma efectiva la resistencia capilar en modelos con animales.

El estudio RELIEF (“Reflexus asessment and quality of life improvement with micronized flavonoids in chronic venous insufficiency”), es un estudio controlado y multicéntrico que se realizó entre Marzo de 1997 y Diciembre de 1998 en 23 países de todo el mundo con la participación de más de 10.000 pacientes con IVC. Estos pacientes fueron tratados con una fracción purificada de flavonoides durante 6 meses. Los resultados de este estudio mostraron que el dolor, la pesadez de piernas, la hinchazón y los calambres, así como el edema (si es que había), mejoraban significativamente al aplicar el tratamiento a base de flavonoides (Spignoli G., 2000).

Es por todo ello que el extracto de árnica es muy recomendable a la hora de formular cosméticos con actividad estimulante de la circulación general.

Actividad inmunoestimulante

La presencia de polisacáridos heteroglicanos de alto peso molecular (25.000-50.000) conteniendo ácidos urónicos, le confiere a Arnica montana propiedades inmunoestimulantes, al promover la actividad fagocitaria testada con animales in vivo e in vitro. Dichos polisacáridos evidenciaron un fuerte efecto anticomplemento y una estimulación macrofágica para la eliminación de la citoquina inflamatoria TNF-α (factor de necrosis tumoral alfa) (Alonso J., 2004).

Así pues, la actividad inmunoestimulante del extracto de árnica es muy útil a la hora de formular productos cosméticos con actividad antienvejecimiento.

Actividad inhibidora de la mitosis celular

El crecimiento del vello se debe a la actividad de los queratinocitos del folículo piloso.

La velocidad de crecimiento del vello puede ser modificada actuando sobre los queratinocitos bien estimulándola (incrementando la proliferación celular de los queratinocito y su metabolismo) o bien disminuyéndola (reduciendo la actividad de los queratinocitos). Esta reducción de la actividad celular de los queratinocitos puede conseguirse mediante una reducción de su provisión de nutrientes o mediante oxidaciones lipídicas producidas por radicales libres.

Los capítulos florales de la árnica contiene lactonas sesquiterpénicas que inhiben la mitosis celular de los queratinocitos; inhibiendo, de esta forma, el crecimiento y la renovación de las células del folículo piloso.

Como ya hemos dicho anteriormente, Lyss G. et al. (1997) así como Klaas C.A. et al. (2002) realizaron una serie de estudios donde demostraron que la helenalina, y en bastante menor grado, la dihidrohelenalina y la chamisonolida, inhiben la activación de los factores de transcripción NF-kB y NF-AT involucrados en la génesis del proceso inflamatorio.

Schmidt-Ullrich R et al. (2001) realizaron un estudio donde observaron que aquellos ratones que tenían suprimido el factor de trascripción NF-kB presentaban una morfogénesis defectuosa de los folículos pilosos en sus fases tempranas de formación. En condiciones normales, los folículos pilosos presentan una elevada actividad del factor NF-kB, la supresión de este factor resulta en un incremento de la apoptosis celular.

Por otro lado, Li Y & Rinehart CA (1998) realizaron un estudio para determinar el potencial del NF-KB como regulador de la expresión del factor de crecimiento de los queratinocitos (KGF). Para ello miraron que efecto tenía el incremento de la expresión del inhibidor del NF-kB (IkappaBalpha) sobre los niveles de RNAm y de proteínas del KGF. Se vió que IkappaBalpha bloqueó la expresión de KGF mediada por la interleuquina-1 (IL-1). Estos resultados indicaron que la IL-1 ejerce su efecto sobre el KGF mediante la vía del NF-kB.

Por todo ello, el extracto de árnica es muy recomendable a al hora de formular productos cosméticos con actividad retardante del crecimiento del vello.

La helenalina y otras 5 lactonas sesquiterpénicas relacionadas (mexicanina-1, acetato de HOhelenalina, chamisonólido, ivalina e isoalantolactona) demostraron efectos inhibitorios in vitro frente a Trypanosoma brucei y Trypanosoma cruzi. De todos los compuestos, la helenalina resultó ser la más efectiva con una IC50 de 0,051 y 0,695 μM, respectivamente. De igual modo, el extracto metanólico elaborado con las flores de árnica demostró efectos inhibitorios in vitro frente a bacterias aeróbicas y anaeróbicas presentes en periodontopatías, con una MIC< ó = 2048 mg/l (Alonso J., 2004).

Esta actividad se ve reforzada por el contenido en aceite esencial de los capítulos florales de la árnica. Todos los aceites esenciales poseen, en mayor o menor grado, actividad antimicrobiana. Esta actividad se mide mediante el coeficiente de fenol. Este coeficiente determina lo fuerte o débil que es la actividad antimicrobiana de un aceite comparándolo con el fenol puro, el cual posee un coeficiente de 1.0. El fenol es un componente del aceite esencial que comparte algunas similitudes con el alcohol; es en este sentido que podemos atribuirle actividad antimicrobiana. Cuanto mayor es el coeficiente de fenol de un aceite esencial, mayor es su actividad antimicrobiana. Las diferentes investigaciones acerca del tema han confirmado las propiedades antimicrobianas que se atribuyen a los aceites esenciales, particularmente aquellas relacionadas con bacterias resistentes a los antibióticos como por ejemplo el Staphylococcus aureus resistente a la meticilina o el Enterococcus faecium resistente a la vancomicina. La actividad antimicrobiana de los aceites esenciales se atribuyen a sus componentes químicos principales: citral (aldehido), geraniol (alcohol primario), eugenol (fenol), mentol (alcohol secundario) y el aldehido cinámico (aldehido) (Hartman D. & Coetzee JC., 2002).

Los aceites esenciales manifiestan poder antiséptico frente a diversas bacterias patógenas, incluso cepas habitualmente resistentes a los antibióticos. Algunos aceites esenciales también son activos sobre hongos responsables de micosis y sobre levaduras (Candida). Generalmente, las dosis activas son bajas y las que se determinan por experimentación in vitro se pueden transponer directamente para su uso por vía externa. Compuestos como el linalol, el citral, el geraniol o timol son respectivamente 5; 5,2; 7,1 y 20 veces más antisépticos que el fenol (Bruneton J., 2001).

Por todo ello, el extracto de árnica es muy recomendable a la hora de formular productos cosméticos con actividad antiséptica.

Finalmente nos queda mencionar que en el libro Council of Europe. Plants preparations used as ingredients of cosmetic products (Council of Europe Publishing, 1994) hay una monografía dedicada a las flores de árnica. Los efectos cosméticos y las concentraciones máximas recomendadas son los siguientes:

• tónico y estimulante

hasta el 10% de la tintura hidroalcohólica y del extracto oleoso hasta el 2% del extracto glicólico para la formulación de productos estimulantes del cuero cabelludo, aceites y emulsiones para masajes, geles de baño y ducha para después de realizar ejercicio, productos para masajes corporales.

• otros posibles efectos: antiedema, antiequimosis, revulsivo y antiséptico

DOSIFICACIÓN RECOMENDADA

La dosificación recomendada es entre el 0,5% y el 5,0%

Reseñas

Escribe tu opinión

Extracto de Árnica GNBN

Extracto de Árnica GNBN

Extracto hidrosoluble. Venotónico y vasoprotector. Antiinflamatorio. Anticelulítico. Antienvejecimiento. Retardante crecimiento del vello. Antiséptico. Sin parabenos

Composición

  • Árnica montana

Actividad

  • Microcirculación
  • Extracto hidrosoluble
  • Venotónico y vasoprotector
  • Antiinflamatorio, anticelulítico
  • Antienvejecimiento 
  • Retardante crecimiento del vello
  • Antiséptico 
  • Sin parabenos

Los clientes que compraron este producto también han comprado...

15 productos más en la misma categoría: